Sinopsis

6 de febrero de 1481 se celebra el primer auto de fe de la Inquisición española. Seis personas fueron quemadas y el sermón fue predicado por fray Alonso de Ojeda, quién en breve morirá víctima de la epidemia que empezaba a ser estragos en Sevilla.
La Inquisición se estableció en toda España unos años antes de la expulsión de los judíos. Conversos y judíos sufrieron los castigos y penas de los inquisidores y como consecuencia muchos huyeron al extranjero.Inquisicion-Española

En 1487  Torquemada se nombró inquisidor general, tanto en Castilla como Aragón, convirtiéndose así en el único individuo de la península que extendía su poder por ambas coronas.
La Inquisición era un tribunal eclesiástico bajo la autoridad real, avalado por Roma y al servicio de los reyes.
En 1488 la organización central del nuevo tribunal fue conferida a un consejo,Consejo de la Suprema Inquisición General.Los tribunales inquisitoriales eran itinerantes en sus primeros tiempos y luego se establecieron en las principales ciudades españolas: Sevilla, Córdoba, Llerena, Toledo, Valladolid, Murcia, Granada, Madrid, Zaragoza, Barcelona….

Las principales víctimas de las confiscaciones de la Inquisición, fueron los conversos, cuya fama de ricos debió de agitar más de un alma ortodoxa.
En lo años que siguieron poderosas y ricas familias conversas se vieron arruinadas por la más ligera mancha de herejía, porque todas propiedades del culpable eran confiscadas, sin que se le permitiera nada a sus descendientes, así que muy a menudo se dejaba a viudas y huérfanos sin recursos.

La mayoría de las denuncias eran anónimas. Así que era mayor el miedo a los vecinos, que a la propia Inquisición. Tenemos amplias pruebas de la huida masiva de conversos de Andalucía y Cataluña durante la década de 1490.
En Castilla son quemados más de mil quinientas personas con testigos falsos. Los archivos inquisitoriales están llenos de casos en que los vecinos denuncian a vecinos, amigos denuncian a amigos y familiares a familiares.

inquisicion

Una de las peculiaridades del procedimiento que causó penalidades y sufrimientos a mucha gente fue la negativa a divulgar las razones de la detención, así que los presos pasaban días, meses e incluso años sin saber porque.

Las personas detenidas eran llevadas en secreto a las prisiones inquisitoriales, donde esperaban juicio. Los calabozos, en general estaban en buenas condiciones. A los presos se les daba de comer regularmente y de modo adecuado. A los presos se les negaba cualquier contacto con el exterior, y dentro de la prisión estaban aislados entre sí. Otros sufrimientos era llevar cadenas (que la Inquisición no utilizaba con frecuencia) y permanecer interminablemente en celdas sin luz ni calefacción. Se puede afirmar que los calabozos de la Inquisición eran menos intolerables que los calabozos episcopales o seculares.
La severidad de la vida en prisión dio por resultado un promedio regular de fallecimientos que no deben ser atribuidos a la tortura sino a enfermedades y falta de salubridad.
La tortura no se utilizo tanto como en otros tribunales europeos, solo como último recurso y aplicada en muy pocos casos.
Las confesiones obtenidas por la tortura jamás eran aceptadas como válidas. Por tanto, era esencial que el acusado ratificara su confesión al día siguiente.

la inquisicion española

Los castigos impuestos a los encontrados culpables:
Ser penitenciado era el menor de los castigos, tenían que abjurar espiritualmente de sus delitos, jurar evitar su pecado en un futuro. Los penitentes eran condenados a castigos como el san benito, las multas, el destierro y a veces a galeras.
La Inquisición condenaba al culpable a ser azotado mientras recorría las calles.
El máximo castigo era la hoguera, eran los herejes. Los que no se arrepentían eran quemados vivos. No se produjeron muchas ejecuciones por lo que estuvo lejos de ser una máquina de muerte.
El auto de fe, aquí el acusado debía retractarse se sus delitos. Eran celebrados de forma pública en las plazas, contaron con mucha presencia popular. No eran muy frecuentes por que necesitaban mucho dinero.